miércoles, 2 de agosto de 2017

Ibones de Ordicuso

29 de Julio de 2017
Yoli, Daniel y Sergio; Antonio, Pilar, Dani y Adrián; Antonio, Pilar y Aitana; Isabel, Miguel y Diego;
Desnivel: 480 m
Distancia: 5,4 km (ida y vuelta)
Dificultad: Fácil
Tipo de recorrido: Ida y vuelta.

Horario - Altitud
11:18 - 1637 m - Balneario de Panticosa
12:10 - 1860 m - Mallata Baja
13:16 - 2100 m - Ibones de Ordicuso

Fin de semana de cambio de quincena de vacaciones, mucho tráfico y dificultades para aparcar en el Balneario de Panticosa, desde donde partirá la excursión de hoy.
Desde las inmediaciones de la Casa de Piedra, y una vez equipados, retrocedemos hacia el Ibón de Baños para tomar la senda que sube hacia las Mallatas. Atravesamos las pistas de esquí de fondo, que no os despisten las flechas en los árboles, el camino comienza en el edificio de la fuente.

Camino de la Mallata Baja

Los peques algo alborotados quieren ir delante, subimos por la senda que zigzaguea por la ladera del bosque en busca de la Mallata Baja. Mucha piedra suelta con arena hasta aquí, cuidado con los resbalones que a veces la pendiente es considerable.
Al salir del bosque, de frente nos encontramos una gran roca indicando Ordicuso, por aquí seguiremos después de hacerles unas fotos a los niños sobre la gran roca. A la derecha dejamos el camino que sube hacia el Garmo Negro.

Camino de Ordicuso

El valle se nos abre, nos vamos acercando al cauce del barranco, y los peques ya solo piensan en el agua. Poco más adelante la senda cruza el barranco, ya con el cauce seco. Este surge a escasos 10 m de donde cruzamos, y el agua está muy fresquita. También de vez en cuando sopla un poquito de aire fresco. Seguimos ganando altura, con los peques marcando el ritmo. El valle va girando a la izquierda, y por el barranco vuelve a correr el agua. La senda se aleja del cauce por la izquierda ganando altura por ladera herbosa. Hacemos una mini parada para reponer fuerzas. A Diego creo que le aprietan las botas y por eso se va quedando atrás.

Parada estratégica

Parecía que no quedaba mucha subida, pero aún nos encontramos con un par de duros repechos hasta aparecer entre los dos ibones.

Llegando a los ibones

Primero fuimos al inferior, pero subimos al superior a darnos un remojete. Diego y yo solo nos remojamos un poco los pies. No llevábamos cangrejeras y había muchas piedras, vaya olvido. Los demás niños disfrutaron como enanos, je je. Como corría un poco de viento volvimos al ibón inferior a comer, resguardados por la ladera y sobre una zona de piedra.

Ibón Superior de Ordicuso

Ibón Inferior de Ordicuso

Foto de grupo

Después de comer Diego parecía más contento y empezó a jugar con los demás niños.
Se iba cerrando el cielo con nubes, que nos daban un respiro, ya que el sol picaba de lo lindo.
El regreso por el mismo camino, y cuando íbamos por la Mallata Baja, una nube nos asustó, remojandonos un poco, bueno cuatro gotas, cumpliendo las previsiones. Descendimos con cuidado hasta el Balneario buscando parte del bastón perdido de Dani, que no lo encontramos. Llegamos a la fuente casi agotando las reservas de agua, y para terminar fuimos a la Casa de Piedra a tomar un refresco.
Luego de camino a Huesca, tras breve siesta en el coche, paramos en el parque de Biescas, para jugar en el campo de fútbol, y dar una vuelta por el pueblo.

Más fotos

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...