martes, 11 de junio de 2019

Ermita de San Cristóbal del Barranco

8 de Junio de 2019
Diego, Isabel, Maria y Miguel
Dificultad: Fácil
Desnivel: 275 m
Distancia: 3,5 km (ida)
Tipo de recorrido: Ida y vuelta

Horario - Desnivel
12:00 - 646 m - Ermita de Sta. Quiteria (Bolea)
13:25 - 883 m - Cauce Barranco
13:32 - 918 m - Ermita de San Cristóbal
15:40 -            - inicio descenso
16:32 - 718 m - fin senda
16:40 - 646 m - Ermita de Sta. Quiteria

PR-HU 111 Bolea - Ermita de Sta. Quiteria - Ermita de San Cristóbal

Según dice el cartel:
San Cristóbal se encuentra en las imponentes moles rocosas del barranco de Santa Quiteria, uno de los primeros tramos del Sotón. La tonalidad de sus muros se confunde con la roca camuflándose casi por completo y obligándonos a agudizar nuestros sentidos. Pese a que se desconocen sus orígenes ya en el siglo XVI se tienen noticias de su vinculación con Bolea. Su particular ubicación hizo que fuera elegido como lugar de retiro por muchos ermitaños, quienes lo santificaron involuntariamente aportando el encanto y misticismo propio de estas construcciones roqueras. Para acceder a San Cristóbal deberemos salvar un tramo de escaleras suspendidas sobre el mismo borde del edificio. Éstas nos adentran en un espacio formado por tres estancias. La central está presidida por un ruinoso altar y decorada por la imagen del Arcángel San Gabriel, único resto de la pintura mural en la que se representaba la Anunciación perteneciendo a la tradición Románico Lombarda (siglos XIII-XIV). Al norte en una pared próxima encontramos varias celdas excavadas que también fueron habitadas siendo San Cristóbal su centro religioso.

En Bolea rodearemos el pueblo por el oeste en busca del PR-HU 111 que sale hacia el norte hasta la ermita de Santa Quiteria (1,2 km aproximadamente de buen camino). Está cerrada.
Desde aquí continuaremos por el camino que tras 10 minutos se convierte en estrecha senda que discurre junto al cauce del Sotón. La vegetación es abundante y a veces cubre la senda, no recomendable pantalón corto. Durante todo el recorrido veremos curiosas formaciones o torrollones, modelados por la erosión a lo largo del tiempo. 


Nos vamos adentrando en el barranco y cuando la senda lo cruza debemos de mirar al otro lado, para ver oculta entre las oquedades rocosas la ermita.


En poco más de cinco minutos podemos subir hasta ella atravesando un frondoso y empinado bosque. Con mucho cuidado subiremos por las escaleras de acceso hasta la ermita hasta la puerta de entrada. Dentro encontraremos el altar en estado ruinoso y una ilustración del Arcángel San Gabriel. Curiosa ermita rupestre.


Volvemos al barranco y después de jugar un rato con el agua (no baja mucha) comemos en la orilla a la sombra, aunque de vez en cuando se levanta un poco de viento fresquito. El retorno por el mismo camino nos costó una hora.


En el barranco encontramos la flor Saxifraga longifolia o Corona de Rey.




Fotos

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...