jueves, 18 de julio de 2013

Bosque de Betato, desde Tramacastilla

6 de Julio de 2013
Azu, Javi, Isabel, Diego y Miguel
Dificultad: Fácil

Diego y papa

Vamos a iniciar al pequeño Diego en esto de la montaña, eso sí de momento en la mochila con papa (que parece que le encanta), y vamos a buscar pequeñas excursiones para no darme un gran sobo. Hoy empezamos con el bosque de Betato en Tramacastilla, que además con el calor que hace estos días, será mejor buscar un poco de sombra.

Peña Telera, desde Tramacastilla

Aparcamos en el parquin que hay a la entrada del pueblo, primer error, seguimos por la calle principal hasta llegar al ayuntamiento. Justo enfrente nace una calle que va hacia la zona sur donde abundan los chalecitos, y allí a la salida del pueblo encontraremos el primer cartel indicador. Seguimos por la izquierda camino de Piedrafita, llegamos a la hípica, no vayáis por aquí que ya hemos comprobado nosotros que este camino sólo baja a la carretera (aunque también vaya hacia el sur), y no es ahí donde queremos ir. Hay que seguir por la dcha. (ensanche para aparcar a la izq.) y por buena pìsta. Enseguida llegamos al puente sobre el barranco Gorgol, bonito lugar para comer a la sombra y con el frescor del río. Seguimos la pista, indicador hacia el ibón de Piedrafita y bosque de Betato (aquí también se puede aparcar).

Bosque de Betato

Por la dcha. cogemos la senda y ascendemos por el bonito y agradable hayedo. El camino profundiza en el bosque, se va empinando, que calor, como pesa Diego, pero seguimos. Nos volvemos a confundir, vaya día que llevamos, hay un camino más plano y ancho, con unas piedras a la entrada, pues por aquí no es, es por la izq. y para arriba. Como el calor aprieta y se acerca la hora de comer de Diego, mandamos de avanzadilla a Azu y Javi, a ver si en 10' vuelven a salir otra vez al barranco. No aguantamos la espera (se nos están comiendo los mosquitos) y decidimos llamarlos y esperarlos en el puente o en el barranco.

Isabel y Diego

Bajamos y al llegar al barranco, una familia salía del mismo, así que bajamos al cauce, y a la sombra y bien frequitos nos ponemos a comernos unos bocadillos.
Sólo Javi tiene el valor de meterse en el agua, y fue hasta la poza donde termina el descenso deportivo del barranco, merece la pena, pero el agua está tan fría ...

El valiente Javi

Por la tarde de camino a Tramacastilla, Diego se echó una buena siesta en la mochila, ¡Qué envidia! ¿eh?
Bonita excursión para pasar la mañana, aunque debemos afinar un poco más en los cruces, que parece que estamos un poco oxidados.
La proxima vez probaremos a ir hasta el ibón.

Javi y Azu

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...